ILSE´s en carnavales

Posted by Acailse on 26-02-2012 / 14:33:15 CET

Noticia aparecida en La Opinión de Tenerife, en la que Verónica Rodríguez repasa estos 6 años en los que los ILS (de ACAILSE, FUNCASOR, etc.) han estado en los actos del Carnaval tinerfeño, destacando las dificultades que los profesionales encontramos en los mismos.

Sin premio de interpretación
Un grupo de 13 personas traduce los actos a la Lengua de Signos

MARÍA PLASENCIA
SANTA CRUZ DE TENERIFE El colectivo de discapacitados busca la accesibilidad al cien por cien en su vida y el Carnaval no puede quedar al margen. Hace seis años que el Organismo Autónomo de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife incluyó en los concursos la participación de intérpretes de Lengua de Signos para acercar los principales actos de las fiestas chicharreras a las personas que padecen sordera.
Se encargan de esta labor tan importante los miembros de la Fundación Canaria para el Sordo (Funcasor), en concreto 13 intérpretes que se han distribuido en los actos con más participación ciudadana. Los concursos de murgas infantiles y adultas, la canción de la risa y las galas de elección de la Reina de la tercera edad, infantil y adulta son los eventos del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife en los que ya se cuenta a las personas con sordera todo lo que se habla sobre el escenario. Se trata de tres intérpretes en cada uno de ellos, salvo en el caso de la final de murgas "que se necesitan cuatro por su complejidad y su duración", señala Verónica Rodríguez, coordinadora de Formación de Funcasor.
Las personas que padecen problemas auditivos agradecen de manera infinita su presencia, pero para llegar hasta las tablas del Carnaval hace falta algo más y por lo pronto lo principal es la predisposición del Ayuntamiento. Además, para que el resultado sea el mejor posible, se requiere la colaboración de los grupos de la fiesta.
"La preparación previa al acto es importante porque facilita a la intérprete conocer qué es lo que va a suceder", asegura Verónica Rodríguez. Además, añade que "en el caso de las galas es necesario contar con el guión para saber qué ocurrirá en cada momento, mientras que para los concursos es imprescindible disponer de las letras y ensayar con la propia murga".
Esta es precisamente la principal dificultad, porque dependen de si los grupos les facilitan las letras de sus canciones o les dejan asistir a los ensayos. "En el peor de los casos, hay que esperar al mismo día del acto para que el Organismo Autónomo de Fiestas nos facilite las letras", señala la coordinadora. Aún así, desde la Fundación insisten en la importancia de contar con esta información lo antes posible porque "generalmente, la interpretación se complica cuando la inteligibilidad de la canción no es buena, cuando se entonan varias voces a la vez, cuando el contenido es denso o el ritmo de la canción resulta demasiado rápido".
"Es importantísimo que las murgas sean conscientes de todos estos handicaps para que nos faciliten el acceso a las letras y ensayos con antelación, para asegurarnos un servicio de la mejor calidad", asevera Rodríguez.
Como las murgas son tan recelosas de sus canciones y por no estropear la sorpresa cuando se suban al escenario durante el concurso, cabe destacar que las intérpretes de lengua de signos tienen un código ético que incluye el secreto profesional, que se cumple en todos los servicio independientemente del ámbito en el que se realice su tarea.
La organización no tuvo sensibilidad, por poca que fuera, con las personas con sordera que siguieron el concurso de murgas infantiles: a los intérpretes ni se les vio en la retransmisión televisiva ni a través de las pantallas situadas a ambos lados del escenario. En la primera fase de murgas adultas, la organización ubicó al equipo en la trasera del escenario
"Llegamos con dos horas de antelación, tiempo que utilizamos para preparar las letras que no nos han dado previamente porque las murgas temen que se desvelen los secretos de su actuación, y en ese caso tuvimos que dedicar esas dos horas a resolver cuestiones técnicas como la correcta ubicación de la intérprete, la iluminación y la cámara, en detrimento de la calidad del servicio", lamenta la coordinadora de Formación.
Rodríguez asegura que ya son seis los años que llevan interpretando el Carnaval y todavía sobrevienen problemas técnicos y de organización. "Es sorprendente que en pleno siglo XXI haya necesidades que todavía no están cubiertas para las personas con sordera o sordociegas", insiste antes de concluir que "el programa del Carnaval no está adaptado a la Lengua de Signos, no hay espacio reservado en primera fila para las personas con sordera y el recuadro que proyecta la televisión es demasiado pequeño, entre otras".



Pueden ver la noticia original en: (copiar y pegar en el explorador)
http://www.laopinion.es/tenerife/2012/02/25/premio-interpretacion/398830.html

Compartir noticia :: Comentarios 0